Emergencia climática

Los resultados de las elecciones europeas enviaron un mensaje claro a los futuros líderes europeos: la crisis climática es el mayor desafío de este siglo y requiere una respuesta efectiva y europea.

En 2019, la comunidad de Movemos Europa participó en varias acciones que instaban a los nuevos líderes europeos a tomarse el cambio climático en serio y a empezar una transición justa para el planeta y la ciudadanía.

Nuestro mensaje era claro: queremos una Comisión defensora del clima que concretice el nuevo Acuerdo Verde y queremos que los eurodiputados solo aprueben una Comisión capaz de tomarse esta tarea en serio.

Movemos Europa respaldó la gran oleada de jóvenes en su lucha contra el cambio climático. Nos pusimos manos a la obra para ayudar al movimiento juvenil a llegar al Parlamento Europeo, donde por primera vez “se hicieron los muertos”, un tipo de protesta contra el clima que consiguió gran repercusión.

Nuestra principal aportación como organización fue la de pedir a nuestros miembros que bombardearan a los jefes de partido con tweets para comunicarles que los activistas habían entrado en el Parlamento e y pedirles un acuerdo ecológico de verdad, con objetivos concretos, financiación, etc. Facilitamos el acceso de los activistas al Parlamento y los pusimos en contacto con los medios de comunicación. Este es un buen ejemplo del carácter complementario de una iniciativa con acciones digitales y en el terreno. Además, nos dio una idea del papel que podemos desempeñar como eje de unión entre los que ostentan el poder en Europa y los que deberían tener mucho más poder: los movimientos sociales y los activistas.

Ante todas estas acciones de protesta, el Parlamento Europeo declaró la emergencia climática, que se ha convertido en la prioridad absoluta de la nueva Comisión Europea; se firmó un nuevo Acuerdo Verde Europeo y, por primera vez, se redactó una ley del cambio climático para que la acción contra el clima no desaparezca con los ciclos electorales ni las crisis. Aunque esta legislación y políticas todavía tienen que entrar en vigor, estamos ante un nuevo despertar de los dirigentes europeos ante la necesidad de una justicia climática y una transición justa que realmente tenga en cuenta factores como el empleo y el precio de la energía.

Podría interesarte

Todos los artículos