Pesca de arrastre

En mayo de 2021, nuestra comunidad se sumó a la lucha para prohibir la pesca de arrastre en las Áreas Marinas Protegidas.

Esta práctica causa un daño más irreparable al fondo marino que ninguna otra actividad humana y convierte valiosos ecosistemas en desiertos.

Es un modelo de pesca destructivo que utiliza redes tan altas como un edificio de tres pisos y tan anchas como un campo de fútbol, arrasando el fondo marino a diario. En cuestión de segundos, lo destruyen todo a su paso, matando a delfines, focas, corales, caballitos de mar y otros cientos de especies. Cuando el coral y las estrellas de mar desaparecen, los peces y las especies que dependen de ellos para el desove y como refugio, criadero, protección o fuente de alimento también corren el peligro de hacerlo.

El objetivo de esta campaña va mucho más allá de evitar que sucedan este tipo de atrocidades. Proponemos una forma distinta de pescar para así proteger los océanos y dejar claro que sus ecosistemas no pueden venderse a cualquier precio.

Cuando comenzamos en 2021, la votación de la Comisión del Medio Ambiente del Parlamento Europeo cambió las tornas a favor de la prohibición de la pesca de arrastre, aunque los grupos de presión de las grandes pesqueras se esforzaron por evitarlo. Nuestra comunidad apoyó una gran petición y envió tuits y correos a miembros clave del comité.

Esta victoria fue decisiva; aproximadamente dos semanas después, el debate llegó al pleno del Parlamento Europeo. Movilizar por completo a este organismo era una tarea muchísimo más compleja, pero el poder de nuestra comunidad no tiene límites cuando trabajamos codo con codo. Miles de personas se pusieron en contacto con quienes nos representan para pedirles que votaran a favor de la prohibición de la pesca de arrastre. Y lo consiguieron: enviaron un mensaje alto y claro a la Comisión Europea para que este punto se incluyera en la estrategia para la protección de los océanos en Áreas Marinas Protegidas.

En agosto de 2021, decidimos hacer un seguimiento directo con la Comisión Europea. El comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, asistió a una conferencia internacional sobre conservación medioambiental en Marsella. Junto a otras organizaciones afines, organizamos un evento en el mar para defender los océanos. El comisario se acercó al encuentro y nos escuchó.

En diciembre de 2021, volvimos a dirigirnos a la Comisión. Esta vez, nos reunimos con su equipo en Bruselas. Las donaciones de la comunidad nos permitieron financiar un libro desplegable gigante, ilustrado, sobre dos miembros de la Comisión Europea que se embarcan en una aventura muy especial.

Esta iniciativa captó la atención de la prensa y llegó a los titulares de muchos medios de toda Europa en varios idiomas, desde Le Monde y el equipo de prensa de la Comisión Europea hasta el Irish Examiner y el Handelsblatt. Nuestra comunidad mantuvo la presión enviando más de 40 000 correos electrónicos a la vez a Sinkevičius y Timmermans, exigiendo la prohibición de la pesca de arrastre.

Gracias al impulso de nuestra comunidad, aparecimos en portada en la revista Politico. Con cada pequeña donación, miles de personas contribuyeron parae que contáramos con los recursos necesarios. Politico está en casi todos los despachos de las instituciones de la UE, así que muchas de las personas que nos representan en ellas, como el propio Sinkevičius, pudieron ver nuestro anuncio entre reunión y reunión o en las pausas entre sesiones.

En mayo de 2022, justo antes de una votación clave, volvimos a enviar miles de mensajes al conjunto de representantes del Parlamento Europeo. Además, Oceana Europe, Our Fish, Seas at Risk y otras organizaciones con las que colaboramos colocaron colgadores en sus puertas para recordarles nuestro mensaje.

¡Y nos escucharon! Nuestra reivindicación se impuso a la presión de las pesqueras industriales, pero ganamos la votación por un margen muy estrecho. El resultado fue positivo: la Comisión Europea está redactando el plan de acción para la protección de los océanos , que establecerá la normativa a seguir para la conservación y recuperación de nuestros ecosistemas durante décadas. Hay más motivos que nunca para esperar que la UE ponga fin de una vez por todas a un modelo de pesca destructivo y apueste por un fondo marino próspero.

Podría interesarte

Todos los artículos